Despegando rumbo a #3de5

No se ha cumplido un mes desde que cruzara sonriente la meta de Valencia y la mente ya está puesta en el siguiente arco de meta. La magia del maratón es dulcemente adictiva.

Valencia supuso la 2ª parada de ese reto que me fijé en primavera; colgarme las 5 medallas de los maratones españoles más importantes. Después de unas semanas de descanso, me pongo de nuevo en modo Maratón rumbo al #3de5. Aunque inicialmente mi idea era correr en Madrid en abril, finalmente me he decidido por Barcelona en marzo.

Así que, menos de 100 días para llegar a tope a la ciudad condal. Habrá tiempo de analizar el circuito y los entrenos y las chorradas que me vayan ocurriendo en este #RoadToBarcelona que empezó hace unas semanas cuando formalicé la inscripción.

De momento la semana pasada me hice una prueba de esfuerzo para garantizar que este cuerpecillo es apto para seguir corriendo sin riesgos. Para saber más sobre en qué consiste pincha aqui

Hace 3 años me hice por primera vez y ya iba tocando renovarla. Después de lo ocurrido en la Behobia de este año y después de oír tantos y tantos casos de corredores experimentados que sufren incidentes cardíacos durante las carreras, no está de más asegurarse de que todo está en orden antes de empezar con un nuevo plan de entrenos. Prevención ante todo.

Nos gastamos 200 euros en un reloj, 150 en las ultimas zapas, 35 en unas mallas aerodinamicas … pero aunque vale 100€ o menos, nos olvidamos de chequear lo más importante. Sin duda, una prueba de esfuerzo es el regalo de reyes que no debe faltar en tu carta.

La prueba es bastante exigente, sobre todo si no estás acostumbrado a correr sobre cinta. Te ponen varios electrodos en el pecho, te enganchan a la maquina, subes a la cinta y a correr; empezando a 8km/h y acabando cuando no puedas más. Cada 60 segundos la velocidad sube 1km/h.

Primero un trote suave, 8km/h, como andar rapidito o trotar muy lento, 9km/h calentando, 10, acostumbrarte a lo de correr en cinta, 11, 12, empiezas a sudar, 13, alargas zancada, 14, esto va en serio, 15 (4min/km), ojo que esto va a doler, 16 (3:45min/km) las pulsaciones a tope… aguanto por los pelos esos últimos 60 segundos y le digo a la valores prueba esfuerzomédico que deje de torturarme, con las pulsaciones en 185 y las piernas temblando.

Después de recuperar la respiración, las buenas noticias. Ninguna anomalía cardíaca y apto al 100% para seguir pateando las calles.

El informe final incluye varias recomendaciones personalizadas muy interesantes, consejos sobre en que rango de pulsaciones entrenar, etc.

Despegamos. Vía libre.

#RoadToBarcelona

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s