navidad navidad dulce navidad

Navidad, navidad, dulce navidad la alegría de este día hay que festejar

En estas entrañables fechas siempre me entra esa sensación contradictoria con la Navidad. Igual que esa persona que todo el mundo adora y a ti no te parece para tanto, o esa serie que arrasa entre tus conocidos y tu no la puedes ni ver…

Por una parte me gusta la Navidad porque significa VACACIONES: no madrugar, descanso, tiempo para poder estar más tiempo en casa, jugando con el enano, hacer planes con amigos, comidas en familia, etc.

Pero no lo puedo evitar, hay tantas cosas que no me gustan en ese mismo pack, que solo puedo concluir que “la Navidad no me gusta nada (=odio la navidad)”. Me siento como el famoso Grinch de la peli interpretada por Jim Carrey.

grinch

Pero ¿por qué no me gusta la Navidad?. Si todo es tan bonito y los villancicos son tan cuquis y tal y tal…

Para empezar la Navidad es una fiesta de origen religiosa. Como ateo (cada vez más convencido) toda esta liturgia mágica que rodea a estas fechas supone enfrentarse nuevamente con algunas de mis contradicciones vitales. No se puede negar que todo el envoltorio está bien preparado, bonitas tradiciones, que si el belén, que si una estrella gps que guió a los reyes magos… pero si (como en mi caso) todo eso lo consideras un cuento es difícil contagiarse por la “ilusión de la navidad”.

Pero, sin lugar a dudas, la razón principal por la que odio la Navidad es comprobar como esta fiesta ha ido derivando hacia un interesado hiperconsumismo. Como si los reyes magos fueran los que pagan la cuenta, nos hacemos regalos caros, la temporada de compras locas empiezan cada vez antes (ahora con el black friday), nos vamos como locos a las “rebajas” del mediamrkt, colas y más colas de personas (consumidores) comprando en todos los centros comerciales, locura por encontrar el juguete que el niño ha pedido… ¿En que lugar del relato de los Reyes Magos pone que al niño Jesus le llevaron medio catalogo de juguetes del Toys R Us?

consumir consumir consumir…

Todo está orquestado para que consumas. Si a lo largo del año es difícil no sentirse atrapado por este sistema consumista, en Navidad es misión imposible. El espíritu de la Navidad en el siglo XXI lo patrocinan VISA y ZARA.

1103410805_850215_0000000000_portadilla_normal

Eres lo que consumes, si no consumes no eres nadie, tanto tienes tanto vales. Este es el mundo que tenemos y en Navidad esto se multiplica por mil.

No dejarse llevar por la corriente es difícil y te hace sentir extraño.

oveja negra

 

Disfruten de la familia, de los amigos… seguro que dentro de dos meses no recuerdes qué compraste o qué te regalaron, pero si que recuerdes esa tarde de juegos o esa velada con los más cercanos… pero para eso no hace falta que sea Navidad, no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s